Lupa
Teléfono
Productos
Noticias
Separador

31/03/2017 | 12:26:11 PM

Beneficios de Portear


 

  • Fortalece el vínculo entre porteador y bebé. Con la madre el vínculo ya está establecido, pero al papá a veces le cuesta encontrar el lugar en el binomio mamá-bebé. Con ayuda del porteo, el papá también puede establecer ese vínculo con el bebé.

 

  • Favorece la lactancia materna. El contacto con el bebé hace que la mamá genere más oxcitocina, la hormona del amor. Además, al llevarlo cerca, el bebé mama más a menudo estimulando el pecho con mayor frecuencia, lo que genera un aumento en la producción de leche.

 

  • Mejor satisfacción de las necesidades del bebé. Tenerlo cerca nos permite reconocer sus señales de hambre o sueño antes de que el bebé llore. El bebé está más tranquilo y relajado, por lo que llora menos y favorece la mejor conciliación del sueño.

 

  • Satisfacer de manera adecuada las necesidades del bebé y que éste llore menos, hace que aumente nuestra autoestima y seguridad como padres.

 

  • Mejor desarrollo físico. La postura correcta y el movimiento, que actúa como un ejercicio pasivo, hace que el bebé desarrolle de forma adecuada su espalda y cadera.

 

  • Previene la plagiocefalia posicional, que es una deformidad craneal que consiste en un aplanamiento de la parte trasera de la cabeza.

 

  • Contribuye a la regulación de la temperatura y el ritmo respiratorio del bebé.

 

  • El sistema digestivo del bebé también es inmaduro. La postura correcta y el movimiento al ser llevado también favorecen la expulsión de gases y, por tanto, ayudar a aliviar o eliminar los cólicos del bebé.

 

  • Estimulación temprana y desarrollo emocional. El bebé al ser llevado se siente en un entorno seguro para observar el mundo que le rodea, integrándose en la vida diaria y las tareas cotidianas. Además, mejora la comunicación con el bebé y sus necesidades de contacto y seguridad están atendidas, lo que facilitará un correcto desarrollo emocional y un apego seguro.

 

  • Mayor autonomía para la madre. Un bebé requiere mucha atención y cuidados las 24 horas del día. Biológicamente, el bebé demandará más atención de la madre, por lo que el porteo ayuda a que la mamá pueda seguir con mayor facilidad sus actividades y tareas diarias, sin dejar de atender al bebé.

 

  • Seguir atendiendo a hermanos mayores. Si el bebé no es el primer hijo, además de satisfacer las necesidades del nuevo miembro de la familia, también deberemos atender a los hermanos mayores, que dadas las nuevas circunstancias, también demandarán mucha atención. Si porteamos al bebé, tenemos las manos libres para seguir atendiendo al hermano mayor, y sin el carrito más libertad de movimiento para seguirlos por el parque?

 

  • Mejor movilidad. Podemos movernos por lugares donde el carrito es incómodo o de difícil acceso. Por ejemplo, si nos gusta hacer rutas de montaña, podemos integrar al bebé en nuestros hobbies con ayuda del porteo.

 

  • Reduce los accidentes. Cuando los bebés empiezan a gatear, ponerse de pie o caminar, en un segundo que retiremos la vista de ellos pueden alcanzar algún objeto que no deberían, o pegar un traspiés y darse algún golpe. Si necesitamos hacer algo que requiera nuestra atención y no podamos estar con la vista al 100% en nuestro bebé, podemos cargarlos a la espalda y seguir realizando nuestras tareas con normalidad mientras el bebé permanece seguro.

 

  • Fortalece nuestra espalda y mejora nuestro tono físico. Si porteamos desde el nacimiento del bebé, o desde que es bien pequeñito, y lo hacemos con regularidad, nuestro cuerpo se va acostumbrando gradualmente a cargar con el peso del bebé que va aumentando gradualmente casi sin que nos demos cuenta. De esta manera, vamos fortaleciendo nuestro cuerpo sin apenas ser conscientes de ello. 
    Incluso para personas que sufren problemas de espalda, el porteo puede ser una gran ayuda. En estos casos es más importante aún elegir un portabebé adecuado, tanto para el bebé como para el adulto que portea, que distribuya bien el peso sobre nuestro cuerpo sin forzar ninguna zona y sobre todo evitando la sobrecarga en la zona afectada. Además de minimizar el impacto del peso de cargar al bebé sobre nuestro cuerpo, la espalda puede fortalecerse y tonificarse poco a poco.