Portear en invierno

Una de las dudas más frecuentes que me plantean en las asesorías y en los talleres de porteo es cómo vestir al bebé para portear.


En verano tenemos miedo a que pase calor y solemos buscar un portabebé fresquito con el que no nos asemos. Suele ser más fácil que en invierno, con ponernos menos ropa podemos solucionarlo.


Durante el invierno sí que surgen más dudas sobre cómo vestir al bebé para llevarlo en el portabebé y cuantas capas de ropa ponerle.


Cuantas menos capas de ropa debajo del portabebé, mejor.


Como norma general, vestiremos al bebé como lo haríamos para salir en el cochecito o silla de paseo.

No es necesario añadir más ropa de la habitual, ni pondremos abrigos o buzos al bebé dentro del portabebé; esto restaría mucha comodidad al bebé y al adulto que portea, además de ir más apretados, el bebé podría pasar mucho calor.



Mejor si añadimos las capas de ropa encima del portabebé.


Vamos a ver por qué es mejor abrigarnos encima del portabebé y no debajo:
.

  • Lo primero a tener en cuenta es que simplemente el hecho de ir pegaditos y en contacto ya va a generar calor y contribuir a mantener la temperatura corporal del bebé.
  • Lo segundo que debemos tener presente es que el portabebé ya actúa como una capa más de ropa (¡al menos una! en el caso de los fulares pueden ser hasta 3 capas…).
  • Como comentaba más arriba, la comodidad de llevar menos ropa dentro del portabebé también cuenta. No sólo para el bebé, si no también para el adulto.
  • Al echarnos las capas de ropa encima es más fácil quitarse ropa si lo necesitamos. Bien porque entramos a un sitio cerrado con calefacción o más resguardado, o bien porque hayamos entrado en calor por el simple hecho de ir caminando a buen paso. Supongamos que el bebé se nos ha dormido y nos hemos puesto el jersey debajo del portabebé. Vamos a tener que sacar y despertar al bebé para quitárnoslo o tendremos que pasar calor. En cambio, si me llevo una chaquetita o sudadera con cremallera encima del portabebé, puedo quitármela sin problema mientras el bebé duerme plácidamente.
  • El último punto también es aplicable para el bebé. Si lo abrigamos por encima del portabebé, si necesitamos desabrigarlo podemos hacerlo igual de fácilmente retirando lo que hayamos puesto encima.


Opciones para abrigarse encima del portabebé:


Son una opción muy práctica para ir bien abrigaditos los dos, tanto el bebé como el adulto, con una sola prenda. Estos abrigos llevan una pieza del mismo tejido que se une a la cremallera central del abrigo o chaqueta, ensanchándolo para que queda el bebé. La mayoría de ellos suelen servir también para la etapa de embarazo y después de la etapa de porteo como abrigo normal. Con lo cual, aunque puedan parecer algo caros, se pueden aprovechar durante mucho tiempo.

Abrigos de porteo y premamá Liliputi Mama Coat

Suelen servir para porteo delantero y a la espalda. La mayoría, sobre todo los abrigos, llevan también una cremallera a la espalda para poder poner el acople de porteo detrás.


Los hay para todo tipo de gustos y necesidades, más abrigados o más finitos para las menos frioleras o entretiempo.

Forro de porteo unisex jano

Incluso hay algunos unisex, que si ambos progenitores tenéis la suerte de llevar la misma talla, ¡perfecto!


..

Más práctico aún que un abrigo o chaqueta de porteo me parece la opción de los cobertores de porteo. En este caso eliminamos el inconveniente de las distintas tallas entre adultos porteadores.

Se enganchan al propio portabebé o sobre el cuerpo del porteador, y suelen llevar una goma por el contorno que permite ajustarlo al tamaño del bebé en cada momento.

También puedes usarlos para portear a la espalda, no sólo delante.



Otra de las ventajas que tiene el cobertor de porteo frente a un abrigo o chaqueta es que si el adulto no es friolero puede abrigar al bebé sin necesidad de abrigarse él. O si vas a caminar y entras en calor, pero el bebé al estar quieto no, puedes abrigarlo a él y tú no necesitas pasar calor por tener que llevar un abrigo sí o sí.


Como en el caso de los abrigos, también tenemos varias opciones, con diferentes materiales que abrigan más o menos. Vamos a ver algunos de los más populares:

:::

  • Tejido polar: bien conocido por todos es el forro polar. Abriga, es suavecito y no ocupa mucho espacio.
  • Nylon o algún tejido similar: impermeable y cortavientos. Estos suelen proteger de la lluvia y del viento, pero no tanto del frío. Dependiendo de dónde vivas, si tienes un clima suave, pueden ser una buena opción.
  • Tejido softshell: estos son mis preferidos. Aúnan las dos opciones anteriores. Se trata de un tejido técnico con polar o micropolar en la parte interior y en el exterior llevan una capa similar al neopreno que es impermeable y también protege del viento. Además no ocupa mucho espacio.

¿Qué pasa si no tengo presupuesto o no quiero gastarme más dinero? Pues en este caso, siempre podemos echar mano de lo que tengamos por caso. Una simple manta enganchada al portabebé o a nuestra ropa con unos imperdibles de seguridad bien nos podría servir. ¿No crees? Si se te ocurre alguna idea más y la quieres compartir, estaré encantada de leerte en comentarios.



Los portabebés también son para el invierno


Los portabebés no son sólo para el verano. No dejes de salir con tu bebé o de portear porque sea invierno y llueva. Con un cobertor o abrigo y un paraguas en caso de lluvia, podéis seguir disfrutando de los paseos juntos, calentitos y secos y, además, ¡aun te quedará una mano libre!

Olvídate de hacer malabarismos con el paraguas, el carrito y el plástico de lluvia que llega chorreando a casa…

Además de la tortura que supone para algunos bebés ir metidos dentro de ese plástico…

Disfrutad del contacto y la proximidad sin importar el tiempo que haga. ¡Feliz porteo!